Tu taller mecánico en Sevilla

Sistema de frenado

Cambio de pastillas de freno, líquidos y mucho más

Reparación de automóviles Sevilla

SISTEMA DE FRENO

Taller reparación frenos SevillaEl sistema de frenado y de detección es uno de las partes más activas de nuestro coche en asuntos de seguridad y conducción eficaz ante todo tipo de circunstancia que se nos presente. Son elementos imprescindibles para poder circular con tranquilidad ya que nos permite la detención del automóvil y el principal problema que suelen presentar es el desgaste que se va produciendo poco a poco haciendo que disminuya su efectividad y que puede llevarnos hasta el punto de tener que sustituirlos.

La especificación que más nos interesa normalmente de estos sistemas de freno es la potencia de frenado que nos pueden otorgar, que va ligado a la distancia de frenado. Esta depende siempre del estado de los componentes que veremos a continuación, estudiando qué tipo de fallo pueden producirse y como actuamos en nuestro taller en Sevilla para repararlo.

Elementos del sistema de freno

El primer elemento que encontramos son las pastillas de freno,  si es necesaria su sustitución lo más probable es que un indicador de luz nos lo indique en el cuadro de instrumentos. Suelen ser de 2 a 4 y cuentan con un tetón indicador a una medida específica para que cuando su grosor disminuya, el roce haga masa y se haga la notificación al panel. Hay modelos con indicadores sonoros, otros en los que no se da aviso alguno. En Andaluza de Inyección podemos afrontar cualquier tipo de marca y modelo, sabiendo cómo comprobar su estado a través del líquido de freno, visualmente y con otros métodos.

Los discos son otro de los elementos esenciales del sistema de frenado. Por la fricción también se desgastan aunque necesitan mucho más kilometraje. Al igual que las pastillas, también dependen en gran medida del grosor ya que si es inferior al mínimo indicado necesitarás nuestra ayuda para que sustituyamos la pieza. Otro de los problemas que presenta este apartado es el rayado  debido al roce con unas pastillas de freno gastadas que puede suceder aunque los discos tengan un grosor óptimo. Al igual que si las pastillas están en mal estado pueden dañar los discos, también sucede al contrario. Si se sustituyen las pastillas pero los discos siguen dañados, la frenada será menos eficaz. Esto podremos notarlo debido a las vibraciones o sonidos molestos que podemos notar en la parada. Si le surge cualquiera de estos problemas disponemos de todo tipo de soluciones para que pueda disfrutar de la máxima seguridad en sus desplazamientos, realizando limpiezas, sustituciones, engrasado, etc.

El componente que más sufre con el paso del tiempo es el líquido de frenos debido a las altas temperaturas que ocasiona el roce y la fricción de pastillas y discos de frenos y las presiones de los circuitos. Desde nuestro taller recomendamos al menos una sesión de mantenimiento anual, y la sustitución del mismo cada dos años. Un líquido de baja calidad provoca el deterioro del resto de partes del sistema de frenado como juntas, la bomba y bombines de freno, latiguillos y frenos traseros.

En Andaluza de Inyección disponemos de un comprobador específico que con tan solo una muestra o comprobando directamente en el depósito del compartimento del motor, lo hace hervir para inspeccionar su temperatura de ebullición, cuyo mínimo recomendamos que sea de 165º.

Los tambores y zapatas son elementos cada vez menos frecuentes, pero que si se encuentran también sufren  desgaste. Suelen tener una prolongada duración en comparación con los frenos delanteros. En Andaluza de Inyección nos encargamos de rectificarlos cada vez que se hace una sustitución. El mal estado del líquido de frenos también influye en el desgaste de estas piezas.

Aunque no suelan necesitar sustituciones cada cierto tiempo, en Andaluza de Inyección tratamos con la misma importancia el resto de elementos del sistema de frenado en cada revisión de este.

Las tuberías de menor tamaño que se dirigen el líquido hacia las pinzas, conocidas como latiguillos puede sufrir presiones, flexiones y movimientos que las agrietan, llegando a darse como consecuencia de esto fugas o perdida de líquido y de presión en la frenada.

El servofreno de la bomba de freno, la bomba de freno y la válvula-conducto de depresión son las tuberías metálicas que dirigen el líquido de frenos a las partes diferenciadas del sistema de frenado que operan en las ruedas, recomendamos su revisión periódica según dicte el fabricante del automóvil para no encontrarnos conflictos derivados de las fugas.

Otros componentes del circuito son electrónicos, gestionados por centralitas con sensores en las ruedas. El mal funcionamiento de cualquiera de ellos será indicado en el cuadro de mandos del vehículo.