Conducir con lluvia aumenta el riesgo de accidente por varios motivos:

  • Aumenta la distancia de frenado.
  • Aumenta el riesgo de perder el control del vehículo.
  • Puede aparecer El aquaplaning(más raramente, acuaplaneo o hidroplaneo) “es la situación en la que un vehículo atraviesa en la carretera a cierta velocidad una superficie cubierta de agua, llevándolo a una pérdida de tracción y control del mismo por parte del conductor.”
  • Disminuye la visibilidad.

Lo que podemos hacer es llevar a cabo una serie de medidas para contrarrestar los posibles efectos adversos de la lluvia que afectan a la conducción. Te detallamos los puntos básicos que debes controlar para que tu conducción sea segura, aunque llueva:

  • Conducir con suavidad, evitando los giros bruscos, acelerar o frenar de golpe.
  • Mantener la atención centrada en el entorno.
  • Un buen mantenimiento de tu vehículo con especial interés en neumáticos, frenos y escobillas.

Aumentar la prudencia es imprescindible

  • Adecuar la velocidad no solo al tipo de vía sino al estado de la misma.
  • Aumentar la distancia de seguridad.
  • Señalizar las maniobras con el espacio y tiempo suficiente para ser vistos.
  • Conducir siguiendo la estela de los vehículos que te preceden, intentando no detener tu vehículo.
  • Ser visibles es tan importante como ver, enciende las luces de cruce, aunque sea de día.
  • Evita que se acumule el vaho en el interior del vehículo, si hace frío siempre puedes encender el aire acondicionado, pero seleccionando una temperatura elevada para no pasar frío, así el aire entra caliente, pero sin humedad.
  • Conecta el limpiaparabrisas y el antivaho trasero, incluso puedes usar los faros antiniebla si hay poca visibilidad.
  • Si ves cerca algún área de servicio puede ser el momento adecuado para parar hasta que el tiempo mejore.
  • Si tu coche se para no te quedes dentro, enciendo las luces de emergencia y ponte a salvo tras la barrera o fuera de la carretera, aunque llueva.
  • No olvides instalar los triángulos de emergencia para indicar la avería de tu vehículo, pero asegura tu visibilidad con el chaleco reflectante. Tu vida es lo primero y no se ven te pueden atropellar.

Como es lógico, “nadie se acuerda de Santa Bárbara hasta que truena”. Cuando finaliza el verano es imprescindible hacer una puesta a punto del vehículo, porque el calor intenso y el sol pasan factura a elementos básicos como las escobillas.  Es un elemento sencillo del vehículo, de fácil sustitución y que te puede salvar la vida aumentando tu visibilidad en caso de necesidad.

En el mercado encontrarás diferentes modelos y precios de escobillas, nuestro consejo es que elijas unas escobillas Bosch. La duración y efectividad del producto es óptima, y tu seguridad y la de los tuyos lo merece.

Recuerda que hasta el 31 de octubre tenemos activa una promoción interesante, puedes llevarte las escobillas gratis.

¡Pide tu cita y revisa nuestra promoción!

Si quieres que hablemos de algo en concreto en nuestro blog, no dudes en pedirlo.