Si estás pensando en comprar un coche, es probable que estés pasando por un dilema común: ¿qué tipo de motor debo elegir? El mercado automovilístico nos ofrece múltiples opciones y cada cual tiene sus propios méritos, lo que hace que la respuesta no sea tan sencilla. Por ello, vamos a evaluar tres de las alternativas más comunes en la actualidad: gasolina, diésel e híbrido.

Hasta hace algunos años, la duda estaba únicamente entre diésel y gasolina. Sin embargo, ahora la industria está virando hacia opciones sostenibles para reducir el impacto medio ambiental, por lo que los motores híbridos que combinan combustión y electrificación entran directamente a la disputa.

Gasolina, diésel o híbrido: ¿cuál es mejor?

La elección del motor solía estar basada en la cantidad de kilómetros que estimábamos correr por año. Aunque este aspecto sigue siendo importante, hoy entran al ruedo otras variables como la facilidad de mantenimiento, su nivel de contaminación, su eficiencia o qué tanto se adapta a la legislación vigente.

El precio del vehículo es un elemento que debemos manejar con cuidado, viéndolo únicamente como una inversión inicial. Es cierto que los motores de gasolina figuran entre los más económicos, mientras que los diésel e híbridos se disputan el segundo lugar. No obstante, el gasto real dependerá de la duración promedio de cada recorrido y si este se realiza en carretera o ciudad.

Existen también otros factores que influyen en menor medida a la elección del tipo de coche, y que podemos definir como sensoriales, pues no dependen de datos concretos. Encontramos aquí la percepción de sostenibilidad que producen los vehículos híbridos o el carácter urbano de los coches de gasolina.

Entonces, ¿qué tipo de coche es mejor? ¿Gasolina, diésel o híbrido? Veamos una pequeña evaluación de cada uno de ellos.

Coches de gasolina

Los coches de gasolina son relativamente baratos y potentes, pero al mismo tiempo tienden a ser el tipo de motor menos eficiente y con las mayores emisiones. En contraste, las principales marcas están trabajando en vehículos modernos con mejor rendimiento y bajo consumo de combustible.

Son una opción adecuada para conductores que realizan recorridos menores a 15000 kilómetros cada año, mucho mejor si es en entornos urbanos. Destacan por su funcionamiento suave y con poco ruido, además de ser modelos ligeros, con un bajo coste en mantenimiento.

Ventajas:

  • Son los más económicos.
  • Vehículos más ligeros.
  • Requieren menos revisiones y reparaciones.
  • Baja emisión de óxidos de nitrógeno (NOx).
  • Responden mejor a bajas RPM.
  • Aceleración más rápida.
  • Mantenimiento más económico.

Desventajas:

  • Combustible más costoso.
  • Mayor consumo de combustible.
  • Alta emisión de CO2 respecto a un diésel.
  • No podrás circular en zonas reservadas para vehículos de baja emisión.

Coches diésel

Los motores diésel son altamente potentes, muy comunes en todoterrenos, remolques y camiones. Este tipo de combustible es más fácil y económico de refinar a partir del petróleo crudo, y es conveniente para realizar viajes en autopista a alta velocidad, recorriendo más de 15000 kilómetros al año. Si bien no son un paradigma de la sostenibilidad, son en promedio más eficientes que los vehículos de gasolina.

Colocando sus pros y contras en una balanza, los motores diésel son los que proporcionan mayor equilibro en cuanto a economía y eficiencia. Sin embargo, no son precisamente los más amigables en cuanto a sonido y agilidad.

Ventajas:

  • Menor desgaste que los vehículos de gasolina.
  • Mayor durabilidad y eficiencia.
  • Bajo consumo.
  • Combustible más económico.
  • Ideal para conductores de alto kilometraje.

Desventajas:

  • Mayor costo de compra.
  • Mantenimiento más caro.

Coches híbridos

Al hablar de híbridos podríamos estar haciendo referencia a una amplia gama de vehículos con funciones combinadas. En este caso, hablaremos de aquellos que se impulsan por un motor de combustión, pero con el respaldo de un motor eléctrico. Este grupo incluye a los híbridos convencionales y los de baja hibridación. Pero las grandes estrellas son los híbridos enchufables, con baterías que pueden poner en marcha al vehículo, permitiéndole recorrer largas distancias.

Los híbridos destacan por su baja emisión de contaminantes, lo que se traduce en un mayor cuidado del planeta. Además, la legislación vigente considera algunos beneficios para estos vehículos, como carriles exclusivos o aparcamiento sin costes.

Ventajas:

  • Cero emisiones en recorridos cortos.
  • Beneficios en materia legislativa.
  • Son la alternativa más sostenible.
  • Flexibles en términos de kilometraje.

Desventajas:

  • Los vehículos son más caros que los de gasolina o diésel.
  • Mayor consumo cuando se utiliza el motor combustible.
  • Dependen de un punto de carga.

Sea cual sea el tipo de vehículo que adquieras, recuerda que las puertas de Andaluza de Inyección están siempre abiertas para cualquier cosa que necesites: revisiones, exámenes pre ITV, solución de averías…