Conducir es una actividad que puede ser barata o cara según tu estilo de vida. La conducción eficiente se ha convertido en algo necesario en la actualidad; en una propuesta que no solo nos permite ahorrar dinero en combustible, sino también cuidar el medio ambiente y la salud de las personas. Y para aquellos que no están en la disposición de comprar un vehículo eléctrico, reducir el consumo de combustible puede ser una forma rápida y práctica de ahorrar.

Sin importar el tipo de vehículo que tengas, lograr una conducción equilibrada requiere de algunos cuidados que puedes tener en consideración, y por ese motivo en esta entrada hemos preparado algunos consejos sencillos que te ayudarán a llevar a cabo una conducción más eficiente sin tener que hacer mucho esfuerzo.

 

Consejos efectivos para que tu conducción sea eficiente

 

No abuses del acelerador

Para muchos el pisar el acelerador pueda resultar emocionante, pero la realidad es que esta pequeña acción puede llegar a consumir mucho carburante. Entonces, ¿hay que evitarlo? No, pero sí reducirlo. Si debes salir a hacer compras en el vehículo, trata de no acelerar en ningún momento. También puedes mantener una velocidad fija.

Ahora bien, en caso de que sea necesario acelerar, hazlo de manera gradual. Ten en cuenta que cada modelo alcanza un número de revoluciones por minuto diferente, en especial si se trata de un motor de gasolina. Si tu vehículo tiene un motor de combustible, las revoluciones no pueden pasar de 2.500 por minuto (puedes mantener la marcha en un intervalo de 1.500 a 2.500). En cambio, si es un motor diésel, el rango disminuye de 1.300 a 2.000.

Usa la primera marcha únicamente para salir

Es imposible iniciar la marcha sin utilizar la primera. Es por ello que una forma de consumir combustible es usar la primera marcha solo para salir (pero sin llegar a pisar el acelerador hasta el fondo). Una vez que el coche haya recorrido al menos unos 6 metros, entonces coloca la marcha en segunda.

Velocidad moderada y constante

Una de las formas más comunes de gastar combustible es acelerando o desacelerando de manera brusca. ¿Qué hacer para evitar esto? Mantén una conducción estable, en la que no debas subir o bajar la velocidad, incluyendo cuando frenes. Además, si a eso le sumas una velocidad alta, el consumo de combustible será mayor.

La solución es mantener una aceleración moderada en todo momento, de modo que puedas llegar a tu destino sin problema y sin haber gastado mucha gasolina.

Conduce de forma precavida

Anticipar un accidente es casi imposible, pero lo que sí está en tu poder es trasladarte de forma cuidadosa. De esa manera no te verás en la obligación de acelerar o frenar repentinamente, ni pones en riesgo la vida de los demás.

Te recomendamos respetar la distancia de seguridad entre tu vehículo y el resto, puesto que de ese modo podrás prevenir cualquier situación y actuar de forma responsable y segura.

Comienza a usar el freno del motor

A la hora de desacelerar, en vez de emplear el freno convencional, usa el freno del motor. ¿Esto qué significa? Que solo tienes que levantar el pie del acelerador y dejar que el vehículo marche hasta que la velocidad disminuya.

Utilizar el motor como freno es una forma sencilla de reducir el consumo de gasolina, puesto que no se gasta ni un milímetro.

 

Precauciones antes de salir

La conducción eficiente no solo involucra todo lo relacionado con la reducción de consumo de combustible, sino también aquellos aspectos que vigilas antes de poner el vehículo en marcha. Es por ello que hemos seleccionado las más importantes para que comiences a incluirlas en tu estilo de vida y así evitar situaciones desagradables.

  • No satures tu maletero con cargas excesivas. Los vehículos que llevan un peso extra consumen hasta un 40 % más de gasolina.
  • Consulta con un GPS la ruta que cogerás. Usar un navegador GPS será tu mejor elección si quieres evitar perderte en el camino y dar vueltas innecesarias en el proceso.
  • Lleva tu vehículo a mantenimiento constantemente. De ese modo podrás conducir de forma eficiente, teniendo la seguridad de que tu coche está en excelentes condiciones. Así que no dudes contactar con Andaluza de Inyección. Somos tu taller de confianza que se asegurará de revisar tu vehículo y hacer los arreglos que este necesite.
  • Evita encender la calefacción o aire acondicionado. Si es invierno o verano, ten en cuenta que cualquier sistema de climatización incrementará el consumo de gasolina, incluso hasta un 25 %. Claro, esto no significa que debas privarte de ello si es estrictamente necesario, pero si puedes reducir el tiempo en que el calentador o aire acondicionado estén encendidos, mucho mejor.