Para algunas personas, el invierno representa una época que puede ser disfrutada debido al clima característico. Para otros, suele ser un problema que enfrentar más allá de las bajas temperaturas, sobre todo porque se presentan varios inconvenientes asociados. Dentro de ese tipo de disyuntivas, se destacan las averías del coche en invierno con las que debes lidiar.

Cuando llega el frío, no todo es diversión en la nieve o usar lo último en moda con respecto a abrigos o atuendos. También es sinónimo de una época donde se debe poner manos a la obra y ser precavidos con algunos aspectos, entre ellos el coche. A continuación, conocerás los problemas más comunes en relación a ello para que estés preparado.

El invierno y el vehículo: una relación que no prosperará

Tal y como se mencionó, el invierno es esa época del año donde todo cambia. Las temperaturas gélidas empiezan a sentirse, y en algunas zonas la nieve cae, siendo disfrutado por una gran mayoría y odiada por la parte restante.

Lo cierto del caso es que el invierno, trae consigo problemas que pueden perjudicar tanto en lo personal como en lo material. De hecho, es un tiempo del daño en donde todo está propenso a volverse más caótico.

En ese sentido, las averías del coche en invierno están a la vuelta de la esquina, principalmente por las bajas temperaturas. Debido a ellas, el auto o vehículo en general, comienza a experimentar averías técnicas.

Aunado a ello, la posible caída de nieve, en caso de que sea abundante inevitablemente teñirá las calles de blanco. Por ende, las vías resultarán intransitables, obligando a los vehículos a permanecer estáticos durante más tiempo.

Es a razón de la inactividad más el resto de factores mencionados y sumado a la falta de responsabilidad, que nacen los problemas. Por tal motivo, un coche y el invierno nunca serán una pareja digna de admirar.

Las averías del coche en invierno más famosas y las que más dolores de cabeza generan

Dicho con anterioridad, la negligencia, la inactividad y las bajas temperaturas, son los principales antagonistas en esta época. Si no se hace un mantenimiento constante lamentarás las consecuencias cuando estas se presenten.

Recuerda que aunque seas amante del invierno, es una época donde el servicio de mantenimiento del coche también puede complicarse. Presta atención a continuación a las averías más destacadas para que estés preparado al respecto.

La batería es la principal afectada

La batería forma parte de la fuente de poder que permite que el coche encienda y, por lo tanto, pueda andar. Está sujeta a un cableado eléctrico que impulsa el motor junto al resto de componentes para cumplir su función.

Cuando el invierno llega, la batería comienza a sufrir las bajas temperaturas, perdiendo su carga ideal media. Además, en caso de ser una batería antigua, no tardará en dejar de funcionar definitivamente debido al sobreesfuerzo al cual será sometida.

Es el número uno en averías del coche en invierno, primero por ser la más común, y segundo porque acarrea otros problemas.

Cambio de neumáticos obligatorio

En caso de que no lo sepas, existe un tipo de neumático especial para el invierno y para esas carreteras inmersas bajo un manto helado. Como es de esperar, estas ruedas disponen de ciertas características que las tradicionales, obviamente, no.

Si tu coche no está familiarizado con ellas o no fuiste precavido, tendrás que hacer el cambio obligatoriamente. Salir a dar una vuelta puede ser contraproducente, puesto que los neumáticos tradicionales no están diseñados para tales condiciones.

El limpiaparabrisas se ve inutilizado

Es un acto común que, durante la lluvia, el limpiaparabrisas funja de punta de lanza para mantener la visibilidad. No obstante, con la llegada de la nieve esto cambia radicalmente y, aún más, en épocas de largas nevadas.

El sistema del limpiaparabrisas no está diseñado para soportar la presión ni para ejercer la fuerza necesaria para remover nieve. Por lo tanto, tiende a dañarse ante la exigencia que acarrea tener que cumplir con semejante función.

Cuidado con el motor

Todo el motor es, literalmente, la vida entera de un coche en general para que este pueda andar y correr a velocidad. Durante las épocas de frío, la temperatura del mismo desciende hasta el punto de dificultar su encendido. Lo bueno es que esto no pasa en los vehículos modernos, pero debes tenerlo en cuenta si tu coche es antiguo.

Si tu vehículo es antiguo y la temperatura del motor no alcanza el límite adecuado, ocurrirá el muy conocido arranque al frío. Se trata de una de las averías del coche en invierno más tediosas, por lo que debe ser evitada a toda costa.

¡Sigue estas recomendaciones para evitar averías del coche en invierno! ¡Pasa una excelente época!

  • La recomendación inicial siempre es revisar la batería y su carga, estando seguros de que el frío no ha pasado factura. A su vez, es imperativo cambiar la misma si esta es demasiado vieja.
  • Mantén presente que se precisa de cambios de filtro y aceite, así como de tener al día el refrigerante. Esto permitirá la absorción aun en temperaturas gélidas, transmitiéndolo correctamente al resto del motor.
  • Recuerda revisar otros aspectos del vehículo, tales como los neumáticos y las luces de ambos frentes. Estas pequeñas cosas son las que marcan la diferencia plausible entre la comodidad y el estrés por problemas asociados al coche.