¿Te has preguntado qué es lo que sucede con tu coche cuando está expuesto a altas temperaturas? Para muchos este es un tema de menor importancia, pero lo cierto es que en época estival aumentan considerablemente las visitas al taller mecánico debido a averías, ocasionadas precisamente por el intenso calor.

En esta nueva entrada de blog repasamos cuáles son las partes de tu vehículo más propensas a dañarse con las altas temperaturas. Adicionalmente, te indicamos qué medidas debes tomar para pasar un verano agradable sin averías de coche.

¿Qué áreas del coche sufren más con las altas temperaturas?

Todo vehículo cuenta con múltiples sistemas y cada uno funciona de forma diferente. Pero si algo tienen en común la mayoría de ellos es que son propensos a fallar cuando se ven expuestos a la inclemencia del sol. Entre todos los componentes estos son los que resultan más afectados:

Motor

El motor es el corazón de nuestro vehículo, y al mismo tiempo es una parte sensible a las altas temperaturas típicas de verano, pudiendo llegar a sufrir importantes averías. Hay muchos conductores que se limitan a cambiar el aceite y el filtro de aceite, pero con eso no es suficiente. Se deben tener vigilados los niveles del automóvil, y muchos de sus componentes, como el filtro de aire, habitáculo o incluso el combustible que se use. También hay que sustituir el líquido de refrigeración cuando sea necesario.

Otro factor importante que afecta al motor es el ventilador del motor. En muchas ocasiones estos ventiladores fallan y no avisan al conductor mediante ningún testigo. La única forma de prevenir este tipo de avería es haciendo revisiones periódicas del vehículo, y sustituyendo la pieza en cuestión siempre que sea necesario.

Sabemos que llevar a cabo todas estas tareas de mantenimiento por ti miso puede convertirse en una odisea. Por eso te recomendamos que lleves tu vehículo a un taller de confianza para poder realizarle todas las revisiones que necesite.

Neumáticos

En temporadas de intenso calor la goma de los neumáticos se ve seriamente comprometida al circular por el asfalto. Si no están correctamente inflados aumenta la posibilidad de un reventón. Por el contrario, si las llantas están demasiado infladas, el desgaste del centro será mucho mayor al de los bordes exteriores.

En estos casos, lo más recomendable es verificar el nivel de presión de los neumáticos de forma periódica, asegurándote de que todos circulen de manera uniforme.

Batería

La batería de tu coche también es propensa a sufrir por los efectos del calor. Esto se debe a que, debido al aumento temperatura, el agua se evapora mas rápido y deja expuestas las placas de plomo. En consecuencia, es probable que ya no tenga el amperaje necesario para encender el coche.

Evitar esta situación implica mantener tu automóvil a la sombra durante la mayor cantidad de tiempo posible.

Aire acondicionado

Es irónico, pero el elemento que te ayuda a combatir el calor dentro del coche también se puede ver afectado por las altas temperaturas, precisamente porque en meses de verano su uso es más constante. No dudes en acudir al taller si notas que no funciona correctamente. No olvides que en Andaluza de Inyección podemos ayudarte.

Sistema refrigerante

El sistema de refrigeración tiene que trabajar más duro en épocas calurosas para mantener la temperatura del automóvil en el rango correcto. Para evitar este inconveniente, asegúrate de hacer una limpieza del sistema de refrigeración anualmente.

Carrocería

La carrocería tampoco se salva de los efectos del calor, ya que su exposición al sol es mucho más directa. El sol en exceso puede hacer que la pintura pierda luminosidad, algo que puedes corregir lavando el coche una vez por semana de forma manual, evitando que se seque al sol.

¿Cómo evitar que las altas temperaturas dañen tu coche?

Lo bueno de todo esto es que hay mucho que puedes hacer para evitar que tu coche sufra por las altas temperaturas. Estos son algunos consejos útiles que puedes poner en práctica una vez que llegue el calor:

  • Evita utilizar los frenos de manera excesiva. Para ello, lo mejor será realizar marchas cortas e ir reduciendo la velocidad de a pocos.
  • En verano son frecuentes los viajes largos. Te sugerimos realizar varias paradas para que los neumáticos no se calienten en demasía, así como evitar frenadas demasiado bruscas.
  • No pierdas de vista el líquido refrigerante y tampoco olvides hacer el mantenimiento anual.
  • Si sales de viaje, lo mejor será revisar la presión de los neumáticos y cerciorarse de que están a un nivel óptimo.
  • No descuides el mantenimiento del aire acondicionado y el climatizador. El aire acondicionado hay que cargarlo siempre y cuando el sistema tenga una fuga. Por eso las revisiones en el taller deben ser frecuentes.
  • Dentro de lo posible, evita hacer viajes prolongados cuando la temperatura es muy elevada. Ubica zonas sombreadas para aparcar y lleva parasoles para estar prevenido.

Por último, recuerda realizar inspecciones del vehículo de manera constante, sin necesidad de esperar a que los signos de avería sean evidentes. Siendo proactivo en el mantenimiento de tu coche te evitarás más de un dolor de cabeza.

Si vives por Sevilla o por el Aljarafe, visítanos en Andaluza de Inyección. Somos especialistas en la solución de averías, y podemos dejar tu coche listo para el verano.