En la actualidad, prácticamente todos los coches cuentan con sistemas de dirección asistida, que facilitan el giro del volante por parte del conductor, ofreciendo seguridad a todos los pasajeros. En esta nueva entrada te contamos cómo funciona esta herramienta, su evolución a lo largo del tiempo y qué acciones tomar en caso se presenten averías.

¿Qué es la dirección asistida?

La dirección asistida es un componente clave que poseen todos los coches modernos, conformado por varios elementos que trabajan de forma coordinada para que el giro del volante se traduzca en el movimiento de las ruedas. A través de asistencia eléctrica, hidráulica o híbrida, el conductor puede maniobrar sin necesidad de hacer demasiado esfuerzo.

En términos de seguridad, la dirección asistida es tan importante como la suspensión o los frenos del vehículo, por lo que su revisión periódica en el taller mecánico es indispensable. En Andaluza de Inyección detectamos posibles fallos y ofrecemos soluciones para que no pierdas maniobrabilidad al momento de conducir.

Orígenes del sistema

Antes de entrar en detalle sobre cómo funciona la dirección asistida del coche, hagamos un breve repaso sobre sus orígenes. Se cree que el primer sistema de este tipo fue creado a mediados del siglo XIX por un hombre de apellido Fitts. Ya en el siglo XX, se instalaron los primeros propulsores eléctricos independientes a los camiones para facilitar el giro de las ruedas delanteras. Por ese entonces, se patentó el primer sistema de tracción mecánico para las cuatro ruedas.

Años después, un ingeniero llamado Francis W. Davis introdujo el primer sistema hidráulico de dirección asistida. Éste fue producido de forma masiva a partir de 1951 por la marca de lujo Chrysler Imperial. La necesidad de conducir con mayor comodidad y menos esfuerzo dio lugar a una reñida competencia de fabricantes, por lo que esta herramienta se fue perfeccionando a lo largo de los años.

Para la década de los 90, la dirección asistida dejó de ser una exclusividad de los coches de alta gama para ser un sistema estandarizado. La dirección hidráulica era dominante en el mercado automotriz, hasta que la dirección eléctrica (EPS) comenzó a ganar popularidad a partir del nuevo milenio. A la fecha, todos los coches funcionan con este sistema, salvo algunos deportivos ultra ligeros.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento de la dirección asistida depende del tipo de sistema instalado en el coche. En ese sentido, existen tres grupos bien definidos.

Dirección asistida hidráulica

Fue el tipo de dirección asistida predominante desde la década del 50 hasta comienzos de la década del 2000. Utiliza un fluido hidráulico que es presurizado por una bomba impulsado por el motor. Si bien resultó fundamental en su momento, tenía algunas desventajas, como el consumo elevado de energía, debido a que la bomba funciona continuamente, incluso cuando el coche se desplaza en línea recta.

Dirección asistida eléctrica

La dirección asistida eléctrica es prácticamente una norma entre los coches modernos. Consiste en un eje metálico que va desde el volante hasta la cremallera de dirección y controla los neumáticos. El sistema funciona en base a tecnología avanzada, con un motor eléctrico que extrae energía del sistema eléctrico del vehículo para proporcionar asistencia en la dirección.

El principal beneficio de la dirección asistida eléctrica es el ahorro de combustible, ya que la energía solo se consume cuando es necesario. Además, ya no es necesario hacer mantenimiento al fluido hidráulico, a lo que se agregan una amplia variedad de funciones como estacionamiento automatizado, guía para conducir alrededor de obstáculos, entre otras.

Dirección electrohidráulica

Existe un híbrido entre los dos sistemas ya mencionados, denominado electrohidráulico. Básicamente, funciona como un sistema de asistencia hidráulica, solo que la presión es generada por un motor eléctrico, lo que alivia el desperdicio de energía. Sin embargo, carece de varias funciones que solo son posibles con la asistencia eléctrica. Solo unos pocos coches utilizan este sistema.

¿Qué hacer en caso de fallos o averías en la dirección asistida del coche?

En caso de fallo, siempre y cuando su vehículo instale una dirección asistida eléctrica, aparecerá el mensaje de información de avería en la dirección, el cual puedes ver en la imagen de este post. Podrás circular sin problemas hasta llegar al taller, pero debemos de saber que la dirección estará más dura de lo normal, ya que no funcionará la asistencia de la misma.

En caso de fallo en una dirección asistida hidráulica, el comportamiento será diferente, porque aunque la dirección permanezca dura al igual que en el caso anterior, podríamos escuchar fuertes ruidos que harán que tengamos que inmovilizar el vehículo.

En Andaluza de Inyección contamos con tecnología moderna para detectar posibles averías en la dirección, que por lo general consisten en desperfectos en los sensores que dificultan la comunicación entre todos los elementos. Si tienes cualquier duda acerca de cómo funciona la dirección asistida de tu vehículo o presenta algún fallo, no dudes en llamarnos. Nuestro taller mecánico en Sevilla está especializado en sistemas electrónicos, por lo que estamos en capacidad de solucionar cualquier desperfecto. Contáctanos para más información.